Preguntas frecuentes

1.- ¿Cómo saber si mi homeópata es verdadero o fraudulento? ¿Recetan muchos medicamentos?
Primero, debe tener su título certificado por alguna Universidad o Escuela médica de especialización en homeopatía y por supuesto su título previo de Médico cirujano, Cirujano dentista o Médico veterinario.
Segundo, el tiempo de la primera consulta es de una hora aproximadamente, jamás es de 15 ó 30 minutos.
Tercero, a lo largo de la consulta se interroga acerca de todos los tópicos del paciente, tanto físicos como psicológicos a lo largo de toda su vida, además de sus antecedentes clínicos y de parientes cercanos.
Cuarto, el profesional jamás medicará al paciente con más de un medicamento (que corresponde a una sustancia simple), ya que esta es la ardua tarea del homeópata, que es encontrar el medicamento único que cubra la totalidad de los síntomas, solo de esta manera se puede lograr una curación satisfactoria y no otra.
Quinto, el homeópata a lo largo de la consulta anotará detalladamente los datos entregados por el paciente y revisará constantemente un libro llamado Repertorio (Kent, Barthel, Synthesis, etc.) o en la actualidad un software computacional que lo contiene (Radar, Lince, Mac Repertory, etc.) dónde se consultan síntomas del paciente.
Sexto, la Homeopatía no tiene absolutamente nada que ver con otras terapias como la Iridología, Flores de Bach, Flores de California, Acupuntura, Fitoterapia, Biomagnetismo, etc.

 

2.- ¿Cómo es la consulta con el profesional?
La consulta tiene una duración de alrededor de una hora donde al paciente se le interroga acerca de todo lo que tiene relación con sus afecciones que lo traen a la consulta, donde son, que lo alivia, que lo empeora, como duerme, sobre sus sensaciones internas, con el medio, sus gustos y aversiones alimenticias, sobre su carácter y temperamento. etc. De acuerdo a la coherencia sintomatológica que presente y la ley de los similares (Lo similar se cura con lo similar), se receta un solo medicamento homeopático que la experimentación pura o patogenesias en seres humanos sanos haya provocado el mismo tipo de sintomatología, de esta forma la energía vital del enfermo reconoce este estímulo y comienza a mejorar.

 

3.- ¿Para qué enfermedades sirve la Homeopatía?
La homeopatía sirve para todo tipo de enfermedad, tanto crónica (hipertensión arterial, enfermedades de la piel, trastornos psiquiátricos, digestivos, jaquecas, infecciones recurrentes, etc.) como cuadros agudos (epidemias, influenza, sarampión, viruela, fiebre tifoidea, etc.). La homeopatía en muchos de estos casos considera estas “enfermedades” sólo como síntomas, donde la verdadera enfermedad es el trasfondo de todos estos trastornos que sufre y ha sufrido el paciente y sirven para guiarnos y encontrar el medicamento de fondo que logre curar al paciente de todos ellos de manera eficaz. El motivo de consulta del paciente no es más que la consecuencia o expresión de su enfermedad interior, sobre la cual se debe enfocar el tratamiento. Se considera a la persona como una totalidad y, por lo tanto, el medicamento debe ser capaz de constituir esta totalidad de síntomas y devolverle la salud al enfermo. El medicamento homeopático no cura realmente las enfermedades del paciente, el medicamento actúa como un estímulo sobre la energía vital (ver artículo) del paciente para que este reaccione en consecuencia y devuelva la armonía de su salud. Es por esto que a veces desde el punto de vista clínico una enfermedad puede parecer casi incurable, pero si el principio vital del paciente es coherente y fuerte entonces es capaz de responder a este estímulo que provoca el medicamento y la enfermedad puede ser fácilmente curable con su similimum (medicamento único curativo). Esta fuerza y coherencia del principio vital se valora a través de los síntomas del paciente y el profesional debe ser capaz reconocerlos. Es por esta razón que el tratamiento es totalmente individualizante, es decir, no porque 2 pacientes consulten por la misma enfermedad se les da el mismo medicamento como en la medicina regular (alopatía). Por ejemplo si el paciente “A” consulta por fuertes jaquecas en las sienes, que siente como pinchazos y la presión de un sombrero le alivian esto y a su vez el tiempo caluroso le hace muy mal y es de temperamento muy tranquilo y compasivo con las demás personas. Por otro lado tenemos al paciente “B” que sufre de fuertes jaquecas en las sienes y frente, que el tiempo caluroso le hace muy bien y es de un temperamento violento y es déspota con los demás; van a necesitar medicamentos totalmente distintos. Por lo tanto, lo característico o peculiar (la individualidad) y todo el conjunto (totalidad) de los síntomas son los que determinan el medicamento similimum de cada uno.

 

4.- ¿Hay medicamentos para la ansiedad u obesidad?
Similar a lo que se respondió en la pregunta anterior, la ansiedad, obesidad, depresión, anorexia, insomnio, epilepsia, infecciones recurrentes, etc. En homeopatía no se consideran enfermedades en sí, en su mayoría son solo la consecuencia y síntomas que ayudan a comprender mejor el desequilibrio de la energía vital que sufre el paciente, por lo que el homeópata debe indagar más aún para encontrar el medicamento que solucione el problema de trasfondo y al lograr esto, l a obesidad, ansiedad o el problema de consulta se soluciona luego de que todo el resto del organismo se re-equilibra tanto en el plano físico como mental-emocional.
Debe quedar claro que no existen medicamentos homeopáticos que son exclusivamente para obesidad, ansiedad u otro trastorno aislado sin que abarque la totalidad de los síntomas del organismo y sufrimiento profundo del paciente.
Recomiendo encarecidamente NO comprar en las farmacias estos “combinados homeopáticos” que promocionan como adelgazantes o ansiolíticos naturales o antigripales, ya que a largo plazo pueden traer aparición de síntomas no deseados, empeoramiento de síntomas preexistentes y un consecuente desequilibrio de la energía vital, que posteriormente es complicado restablecer incluso con un buen tratamiento homeopático clásico. Infórmese bien, el fin de la farmacia es vender sus productos, no mejorar su salud.

 

5.- ¿Puede haber intoxicación por sobredosis con medicamentos homeopáticos?
La respuesta es NO. Los medicamentos homeopáticos en este sentido son muy seguros, no se puede provocar una intoxicación con ellos dado que en el caso de los glóbulos, estos son de sacarosa o lactosa y están impregnados en su superficie por una sustancia específica (dependiendo cual sea el medicamento) que está ultra diluida, por lo que no hay alguna parte química activa en ella. En el caso de los medicamentos que están en líquido, una gota de esta misma ultra dilución se conserva en agua alcoholizada al 5% ó 10% generalmente. Lo único que puede suceder en caso de una sobredosis con estos medicamentos es que en el paciente aparezcan síntomas propios del medicamento, ya sean mentales o físicos, pero depende exclusivamente de la idiosincrasia del paciente que desarrolle sintomatología, algunos síntomas pueden aparecer incluso varios días después de la toma. Estos síntomas, en general, remiten solos al cabo de unos días. Ahora es distinto cuando el paciente toma todos los días la misma dinamización del medicamento por varios días, donde los síntomas pueden ser más intensos y durar más tiempo, siempre y cuando haya susceptibilidad por parte de la persona a este determinado medicamento lo cual es lo más importante. Estos síntomas que aparecen por la ingesta de medicamentos mal indicados lleva muchas veces a confusión al momento de tomar la historia clínica del paciente y encontrar el medicamento adecuado para el desequilibrio de su energía vital.

 

10.- ¿Quién puede estudiar homeopatía, dónde se estudia?
Homeopatía pueden estudiar médicos, dentistas o médicos veterinarios. Se estudia en escuelas médicas de especialización en homeopatía o universidades, el curso regular es de una duración de tres años o intensivo de un año y medio en algunos casos. Sin embargo, hay países donde esto no está totalmente regulado y no se exige tener previamente una de las tres profesiones nombradas anteriormente. Lo más importante es que el profesional tome el caso tal cual se explica en la respuesta a la primera pregunta y siga la doctrina homeopática que el Dr. Hahnemann instruyó tal cual aparece en El Organon del Arte de Curar.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: